Descubre nuestros productos en Carrefour.es earth icon Elige tu país logo enseigne Carrefour

Resultado de la búsqueda Resultado de la búsqueda

Sitos internacionales

Global

Sitios nacionales

BLOCKCHAIN ALIMENTARIO

BLOCKCHAIN ALIMENTARIO

Los entresijos del primer blockchain alimentario de Europa

A lo largo de un año, un equipo de Carrefour ha ido elaborando en secreto una base de datos infalsificable que hace transparente y accesible a los consumidores cada etapa de la producción de un lote de productos alimentarios. Levantamos el telón sobre este proyecto precursor.

 

BLOCKCHAIN ALIMENTARIO - Carrefour Act For Food

“¡Ellos lo han hecho!”, este era el titular de la revista americana Business Week de esta primavera, un día después del lanzamiento del blockchain alimentario de Carrefour. Simultáneamente, Walmart, gigante americano de la gran distribución, estaba realizando unas pruebas sobre su propio proyecto... Huelga decir que los siete miembros del equipo encargado de desarrollar y gestionar el “proyecto blockchain” apreciaron mucho este reconocimiento tras doce meses de duro trabajo.

Todo empezó a principios de 2017. En estos últimos años, la confianza del consumidor se vio afectada por varios escándalos sanitarios. ¿Cómo tranquilizar al consumidor sobre el origen y la trazabilidad de los alimentos que compra? Carrefour pensó en el blockchain. Este registro digital codificado y alimentado por los usuarios, que ha permitido crear el famoso bitcoin, también tiene su origen en una crisis de confianza, en este caso, hacia los bancos. ¿Y si esta tecnología fuera aplicable al sector alimentario?

Emmanuel Delerm, especialista en gestión de proyectos en Carrefour, abre camino de la mano de dos consultorías especializadas, Crystalchain y Connecting Food. Crea una célula interna que reúne a cinco informáticos. “Tenemos una cultura de pioneros”, subraya Emmanuel Delerm. “Nuestra ambición es que este blockchain sea un producto Carrefour”.

Tres meses después, el equipo sabe muy bien qué tecnología adoptar: será Ethereum, “la más estable en aquella época”. Selecciona un alimento con el que probar su proyecto: el pollo de granja de Auvernia. El auténtico tipo de producto familiar, presente en todos los frigoríficos.

 

Reunir pruebas

Solo falta reunir las pruebas de trazabilidad que el consumidor está esperando. Y aquí es donde el tema se vuelve espinoso: “Las pruebas existían, pero estaban fragmentadas y dispersas entre nuestros socios comerciales. Tardamos quince días en reunirlas, en formatos varios, a veces en papel”, explica el director de proyecto antes de añadir que, ahora, solo se necesitan unos pocos minutos.

En Carrefour, Séverine Fontaine conoce muy bien la División Calidad y Origen de productos avícolas, sencillamente porque es la responsable de esta división. Esta red de criadores con los que Carrefour mantiene acuerdos de colaboración, a veces desde hace más de veinte años, no tiene secretos para ella. Conoce los requisitos de producción que deben cumplir y que son más exigentes que las normativas vigentes.

Decide incorporarse al equipo y salir al encuentro de todos los protagonistas relacionados con la producción del pollo de granja de Auvernia: la agrupación de criadores, la fábrica de piensos, el veterinario, el matadero y el transformador, Arrivé Auvergne, y su director general, Marc Saulnier.

Emmanuel Delerm recuerda: “Carrefour venía a hablarles de un proyecto de blockchain… Al principio, hubo un cierto nerviosismo, pero enseguida comprendieron que esta iniciativa daba valor añadido a su trabajo”.

El presidente de la cooperativa de granjeros de la localidad de Loué y proveedor de huevos para Carrefour, Yves de la Fouchardière, no dudó ni un momento en adherirse al proyecto. “Hacer productos de calidad, es una iniciativa que seguimos desde hace 60 años. Este proyecto constituye la herramienta que nos faltaba para poder mostrar nuestros métodos de trabajo a los consumidores”.

Entretanto, en la sede de Carrefour Francia, en la localidad de Massy, los cinco informáticos están pegados a sus ordenadores. Han descargado la base Ethereum, que funciona en la nube de Carrefour. Desarrollan la plataforma, empiezan a codificar los datos que controlan organismos independientes y los hacen infalsificables.

Durante el verano de 2017, se llevan a cabo las primeras pruebas, al tiempo que se organiza una encuesta en tienda para confirmar las expectativas del consumidor. A la vuelta de vacaciones se enfrentan al desarrollo de los “Smart contracts” (unas aplicaciones que generan los contratos siempre que se cumplan las condiciones previamente definidas) y afinan la ergonomía del portal Internet. No hay que hacer concesiones en materia de seguridad, pero tampoco se puede elaborar un instrumento que los protagonistas de la cadena de suministro no consigan dominar.

A mediados de febrero de 2018, Emmanuel Delerm y su equipo consiguen su objetivo. Los resultados de las últimas pruebas técnicas son positivos, y se procede a la firma del pliego de condiciones entre todos los socios comerciales de la División de Calidad y Origen del pollo de granja de Auvernia. Lo que en un principio iba a ser un mero experimento se ha convertido en el primer blockchain alimentario operativo de Europa. El consumidor lo descubre en marzo de 2018 a través de un simple código QR colocado en el embalaje del pollo.

Los pioneros del blockchain de Carrefour suspiran de alivio, pero Emmanuel Delerm piensa: “El primer producto era el más sencillo”. Falta incorporar los tomates Cauralina, los huevos de granja de Loué, el queso Rocamadour AOC, el salmón noruego de aquí al otoño, la pularda de Auvernia y la naranja española (pendiente de confirmación por parte de Carrefour), todo ello antes de Navidad. De este modo, en 2022, el blockchain estará operativo en las 100 Divisiones de Calidad y Origen de Carrefour en Francia.

BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO
BLOCKCHAIN ALIMENTARIO - Carrefour Act For Food